Anomalías congénitas y derechos reproductivos: un debate interdisciplinario y federal

Ayer, en la Academia Nacional de Medicina, tuvo lugar el 1° Encuentro Interdisciplinario sobre Anomalías Congénitas y Derechos Reproductivos, una iniciativa de FUSA AC y la Red Nacional de Anomalías Congénitas (RENAC-Ar), que contó con la participación de más de 60 profesionales de la salud y el derecho de distintos lugares de nuestro país.

El objetivo de la jornada fue propiciar un espacio de reflexión y debate sobre los desafíos de salud que plantean los diagnósticos de anomalías congénitas fetales y el acceso a los derechos reproductivos, y dar a conocer las distintas realidades que viven los profesionales en las distintas provincias.

Para esto se convocó a médicos genetistas, psicólogos, obstetras, ecografistas, trabajadoras sociales, médicos generalistas y profesionales a cargo de programas de salud, es decir, a todos los profesionales que en algún momento están en contacto con la problemática y deben tomar decisiones en base a estos diagnósticos y a la voluntad de sus pacientes.

“Las mujeres que lamentablemente cursan embarazos con anomalías congénitas no siempre transitan una ruta de atención que contemple todos los aspectos: los biológicos, los psicológicos, los sociales. Por eso la idea era convocar a todos los profesionales que intervienen en estos casos y reflexionar juntos sobre las mejores formas de acompañar las decisiones de las pacientes”, afirmó Sandra Vázquez, Directora Ejecutiva de FUSA AC y ginecóloga infanto-juvenil del Hospital Argerich.

Las disertaciones abordaron temas como la situación epidemiológica de las anomalías congénitas en Argentina, diagnóstico prenatal de anomalías congénitas por imágenes, la situación de las Interrupciones Legales del Embarazo en la Ciudad de Buenos Aires y los aspectos legales de la ILE en el país.

Además, uno de los módulos del encuentro estuvo dedicado a la causal salud de la Interrupción Legal del Embarazo y contó con el relato en primera persona de una pareja que relató los obstáculos que encontró en el sector privado para poder ejercer el derecho a la interrupción del embarazo por un diagnóstico de malformación fetal incompatible con la vida. Este primer encuentro pretendió ser el puntapié inicial para seguir construyendo redes interdisciplinarias federales que optimicen los servicios de salud en el ámbito público y privado en todo el país y favorezcan el ejercicio pleno de los derechos reproductivos

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter