Sandra Vázquez: “Se debe priorizar el derecho de las mujeres a decidir sobre sus vidas”

A raíz del editorial publicado la semana pasada por el diario “La Nación” llamado “Niñas madres con mayúsculas”, y que generó el repudio de amplios sectores de la sociedad, la Directora Ejecutiva de FUSA AC, Sandra Vázquez, señaló en una entrevista publicada por “Diario Vivo” que el derecho de las mujeres a “elegir sobre sus vidas” debe ser prioritario a la hora de acompañar la decisión que tomen con respecto a la continuación o interrupción de un embarazo. Y agregó: “Vida es cualquier célula, el tema es entender el derecho de la mujer a elegir sobre su propia vida y que su vida es más importante que la del embrión, incluso en el caso de embarazos buscados en los que se detecta que el bebé no va a nacer bien o va a morir a los pocos días. El punto es cuánto respetamos a la mujer, adolescente, niña o adulta, que por algún motivo quiere interrumpir el embarazo. Ese motivo tiene que ser siempre válido, sea cual sea”. Debate-Aborto-Congreso-abril-AE-1920-23

En otro tramo de la entrevista, Vázquez afirmó que “muchas veces depende de si el embarazo es producto de una violación o de una relación consentida. En el primer caso, el diagnóstico se hace en forma tardía porque la adolescente no cuenta los abusos, que generalmente son intrafamiliares y de larga data. Y para cuando consultan por otra cosa, se detecta un embarazo que ya tiene más de 14 semanas. Si es producto de una relación consentida, entonces suelen sospechar que están embarazadas y se hace el diagnóstico más temprano. En esos casos, se les dan todas las opciones: continuar con el embarazo y ser madres; continuarlo y darlo en adopción o interrumpirlo. En general, prefieren la opción de no continuar con el embarazo”.

Según la médica, existe “un pequeño porcentaje” de niñas y adolescentes que deciden continuar con el embarazo. Se trata, la mayoría de las veces, de menores con una realidad socioeconómica de vulnerabilidad. “Lo ven como un proyecto de vida, sienten que no son nada y que ser la mamá de alguien las pone en un lugar en la sociedad. Es un mecanismo para llevar algo propio. En general, son chicas que no estudian, dejaron la escuela y cuidan a sus hermanos. Deciden ser madres aunque no tengan pareja. En muchos casos, las abuelas se terminan convirtiendo en madres de sus nietos”, explicó la médica especialista en ginecología infantil y adolescente.

En el caso de las niñas y adolescentes de los estratos socioeconómicos medio y alto que llegan al sistema de salud pública con un embarazo, “el 99 por ciento opta por la interrupción”. “Hay un concepto de maternidad distinto en uno y otro sector”, agregó Vázquez.

La médica integra la “Red de Profesionales por el Derecho a decidir”, que tiene alrededor de 1.000 médicos, asistentes sociales y psicólogos en todo el país. El postulado de la red es acompañar y preparar interdisciplinariamente la decisión de las mujeres, “sea cual sea”.

La ausencia de educación sexual; los abusos sexuales, sobre todo intrafamiliares, y la pobreza convierten, en muchos casos, a las menores embarazadas en “niñas madres”.

“Creo que hay condicionamientos tanto para continuar un embarazo como para interrumpirlo. Nosotros tenemos que escuchar y evaluar. Yo tuve que denunciar a padres que querían interrumpir el embarazo de su hija, que quería tener el bebé. Nosotros tenemos que ser lo más objetivos posible y ayudar a tomar una decisión libre y autónoma. Si la adolescente quiere continuar con el embarazo, se la acompaña en esa postura, sea que quiera ser madre o darlo en adopción”, apuntó la médica del Argerich.

El caso de una nena de 12 años en la provincia de Jujuy, a la que le practicaron una cesárea porque le detectaron un embarazo de alrededor de 24 semanas, despertó la polémica acerca de los métodos óptimos para atender los casos de las niñas y adolescentes que no quieren continuar con la gestación.

“No todas las provincias trabajan de la misma manera. La Pampa tiene un protocolo más amplio que el de la Nación para la interrupción del embarazo. Hay otras provincias más obstaculizadoras, como Jujuy. Además, las instituciones antiderechos siempre están atentas a estas familias y les queman la cabeza cuando deciden abortar. Las ponen en una situación de culpa, no distinguen entre el embrión, el feto o el niño por nacer. A una chiquita de siete semanas le muestran una foto de un feto de 25”, advirtió Vázquez.

“En el caso de Jujuy, hay una fundación que reclama la potestad para retirar de la morgue el cuerpo del feto que nació y darle ´cristiana sepultura´. Una adolescente y una familia no tiene que pasar por eso. La nena fue violada y estuvo internada en una maternidad. Es muy traumático, esa nena queda marcada para toda la vida. Va a ser la señalada como la asesina o la pobrecita”, expresó al doctora.

Vázquez advirtió sobre la necesidad de que la Mifepristona sea legalizada en Argentina ya que hubiera sido el método más indicado para tratar un caso como el de Jujuy.

La médica también consideró que en el caso de Jujuy se violó el secreto profesional, para proteger a la adolescente y a la familia. “No se tendría que haber llegado a ese lugar, habría que haber detectado el embarazo a tiempo. La interrupción voluntaria del embarazo debe ser una práctica más, no debería estar tan obstaculizada”, agregó.

Podes leer la nota completa en este link

  • Twitter
  • Facebook