Alimentos ultraprocesados: ¿Qué son y cómo afectan nuestra salud?

Por Lic Ma. Florencia Plá | Nutricionista en Casa FUSA

Los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos y cosméticos que dan color y sabor, según define la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Estos productos están nutricionalmente desequilibrados, tienen elevado contenido de azúcares, grasa, sodio y un bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas. 

Pese a que no deberían formar parte de la alimentación diaria, su alta disponibilidad y fácil acceso hicieron que su consumo se elevara en las últimas décadas, desplazando a los alimentos frescos o mínimamente procesados. 

¿Cómo impactan estos alimentos en nuestra salud?

Los expertos coinciden en señalar que es prácticamente imposible encontrar un producto ultraprocesado bueno para la salud. Suelen combinar alta palatabilidad con poca saciedad, con el objetivo de que el consumidor “pueda y quiera consumir grandes cantidades”. 

El consumo excesivo de azúcares, grasas y sodio que contienen los alimentos ultraprocesados es un problema de salud pública que se asocia a las enfermedades no transmisibles que más afectan a la población: el sobrepeso u obesidad, la diabetes, la hipertensión arterial, y las enfermedades vasculares, cardíacas, cerebrales y renales.

¿Porqué comemos tantos alimentos ultraprocesados?

Los ultraprocesados atraen al consumidor porque son productos duraderos, prácticos y accesibles. Se los ve como saludables, se anuncian y se comercializan de manera masiva.  

Estos alimentos tienen su naturaleza artificialmente sabrosa, sumada a su amplia presencia en los mercados, hacen que no sean consumidos en pequeñas cantidades, transformarse en elementos dominantes del patrón alimentario. 

Un estudio realizado en Nueva Zelanda, confirma que, en los supermercados, el 80% de los alimentos envasados son ultraprocesados y que, a mayor grado de procesamiento, peor es el perfil nutricional de los mismos.  

Por todo esto, es fundamental reducir los alimentos ultraprocesados en nuestra dieta y apuntarnos cada día más a cocinar y comer en casa, es la mejor manera de garantizar buenos nutrientes en la alimentación cotidiana y lograr reducir el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles.  

Si querés hacer consultas sobre tu salud nutricional, podés contar con Casa FUSA. Encontrá más información de contacto acá.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp