Nuestra Decisión: una aplicación accesible para todes

Junto a la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) hoy lanzamos la aplicación Nuestra Decisión. Es la primera herramienta digital de este tipo en Argentina en ser desarrollada con perspectiva de género y discapacidad. Aunque está dirigida a todas las personas, está especialmente pensada para que las mujeres con discapacidad se sientan incluidas y puedan beneficiarse de ella.

La aplicación contiene información sobre derechos sexuales y reproductivos en un lenguaje sencillo y accesible. De esta manera, las personas usuarias de la aplicación podrán conocer cuáles son sus derechos y las leyes que los reconocen, lo que les permitirá enfrentar situaciones como la denegación de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y otras vulneraciones a sus derechos. 

Además, la aplicación incluye diversas herramientas que permiten a la persona usuaria obtener información oficial sobre temas de salud, como el coronavirus, solicitar asistencia en casos de violencia de género y denunciar situaciones de denegación o violación de derechos sexuales y reproductivos. En particular, la aplicación incluye botones de llamada rápida al 911, la Línea 144,  la Línea 0800 Salud Sexual y las líneas que actualmente brindan información sobre coronavirus (0800-222-1002). Al incluir esta información, la app procura contribuir a incrementar el conocimiento que las mujeres con discapacidad tienen de estos recursos y facilitar su acceso a la asistencia que ellos brindan.  

Gracias a la colaboración brindada por las autoridades del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), las personas usuarias de Nuestra Decisión también podrán conocer los cien lugares de atención de su salud sexual y reproductiva más cercanos a su ubicación y evaluar la atención recibida y el grado de accesibilidad de cada lugar de atención. También podrán conocer las evaluaciones realizadas por otras usuarias que hayan asistido a ese mismo lugar en el pasado. 

Nuestra Decisión está disponible en Google Play. Fue desarrollada en el marco del proyecto DeSeAr con Inclusión, una iniciativa de REDI, FUSA AC y el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra la Mujer de Naciones  Unidas que tiene como objetivo promover que las mujeres y niñas que viven en diferentes regiones del país puedan ejercer plenamente su derecho a la salud sexual y reproductiva, en condiciones de igualdad y no discriminación.

***

El Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer (Fondo Fiduciario de la ONU) es el único mecanismo mundial de concesión de subvenciones dedicado exclusivamente a combatir todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas en los niveles local y nacional. Los fondos recaudados sirven para apoyar iniciativas que tienen una incidencia específica y sostenible. La aplicación y esta comunicación se realizan con financiación del Fondo Fiduciario de la ONU; no obstante, las opiniones expresadas no implican su adhesión o aceptación oficial por parte de las Naciones Unidas.

¿Cómo acompañar a niñes y adolescentes ante el impacto de la pandemia?

Por Paula Sterren, psicóloga de Casa FUSA

La epidemia de COVID-19 que afecta en la actualidad a un gran número de países constituye, desde la perspectiva de la Salud Mental, una situación disruptiva para las familias. A nivel psicosocial, las emergencias sanitarias son consideradas disruptivas porque sobrepasan de manera significativa la capacidad de afrontamiento y manejo por parte de la población afectada, tanto en la dimensión individual como social. Esto no deja afuera a los niños, niñas y adolescentes. El habitual funcionamiento de las familias se ve interrumpido por la incidencia de un evento inesperado, que las sorprende y tiene un impacto desestabilizante. Un suceso de este tipo exige de todos los integrantes un esfuerzo para poder metabolizar ese impacto. Sin embargo, ni las comunidades, ni las familias, ni los individuos están habituados a atravesar situaciones de emergencia como esta; por lo que es normal experimentar incertidumbre, no saber qué hacer o cómo responder ante esta circunstancia. A la incertidumbre desencadenada por lo sorpresivo y lo desconocido de la situación, se añade la incertidumbre asociada al desconocimiento sobre su curso, su evolución. La pérdida de las rutinas y de la participación cotidiana en ciertos vínculos se agrega como factor desencadenante de malestar.

Es importante saber que la situación de emergencia sanitaria, así como la circunstancia de aislamiento obligatorio dispuesto como medida preventiva, puede generar manifestaciones de ansiedad o angustia, tanto en los adultos como en niños/as y adolescentes. No hay que dejar de recordar que estas respuestas son esperables ante este hecho inesperado. No constituyen en sí mismas una patología.

En adolescentes y adultos, algunas de estas respuestas esperables pueden ser: sensación de desesperación, sintomatología física, ansiedad, decaimiento del ánimo, miedo, nerviosismo, dificultad para dormir, irritabilidad, culpa, ensimismamiento, sensación de confusión, sensación de estar “volviéndose loco”, entre otras.

En los niños/as esto puede expresarse a través de otros tipos de conductas, ya que es una característica de la infancia la exteriorización de emociones a través de la acción o a través de manifestaciones corporales. Es por esto que pueden llegar a presentar accesos de ira, o mostrarse más inquietos, con dificultades para concentrarse, con cambios fisiológicos, o con cambios en su conducta.

Todos/as nos encontramos con el desafío de encontrar formas de procesar el impacto emocional que la situación nos impone y, en el caso de los adultos, maneras de acompañar a los/as más pequeños en ese mismo proceso. En este sentido, es dable recalcar la importancia que los vínculos significativos tienen tanto para niños/as como para adolescentes y adultos. EN y A TRAVÉS de los vínculos podrán crearse o re-crearse vías para metabolizar lo disruptivo, sin olvidar que todos/as en la familia están atravesados/as por las mismas circunstancias. Las nuevas tecnologías constituyen una herramienta invalorable para la preservación de las redes sociales en tiempos de confinamiento obligatorio.

En el caso de los/as niños/as, la participación en actividades lúdico-creativas, como jugar y dibujar, podrían facilitar el proceso de expresar las emociones. La simple habilitación de espacios y tiempos de juego, sin recetas ni consignas sofisticadas, puede operar como una ocasión para la elaboración de las sensaciones que los cambios de su vida diaria les despiertan. El ofrecerles una escucha atenta y abierta, dando lugar a la expresión de sus miedos y comentarios, puede ser fuente de alivio. Es probable que algunos/as de ellos formulen preguntas. La disponibilidad para oírlas abre la posibilidad de construir ese “ENTRE” que se establece entre dos personas, en el que se puede compartir la carga afectiva que la situación trae aparejada.

Al tratarse de los/as adolescentes, los dispositivos virtuales que permiten el contacto “a distancia”, tal vez se transformen en este momento en una vía privilegiada para sostener ese “entre” al que nos referimos. Será un desafío de los adultos poder acompañar esas iniciativas y, ¿por qué no?, aprender también de ellas.

CORONAVIRUS Y VIOLENCIA DE GÉNERO | Doble pandemia para las mujeres y niñas

Por Pamela Martín García

El aislamiento social voluntario u obligatorio transcurre en gran parte del mundo por estas semanas y la violencia de género atraviesa a todos los continentes sin ninguna distinción. En muchos lugares del planeta hay mujeres, niñas y adolescentes que están padeciendo una doble pandemia: violencia de género y COVID19.

Cuando decretaron el aislamiento social obligatorio en Argentina en lo primero que pensé fue en esas mujeres, niñas y adolescentes encerradas en sus casas con violentos, maltratadores y abusadores, sin escape. Para muchas mujeres su casa puede ser más peligrosa que la calle. Ahí no hay idea de “hogar” o “sweet home”, al contrario puede ser un espacio donde suceda la más cruel de las violencias. Tal vez, llevar los niños a la escuela, ir al mercado o a trabajar era ese momento de paz tan ansiado diariamente. ¿Y ahora? Desesperante. Además, la mayoría de los abusos en la infancia se dan en las casas y el 75% de los agresores son un miembro de la familia

De inmediato las organizaciones de mujeres y feministas así como algunos gobiernos, nacional, algunas provincias y gobierno locales, reaccionaron rápido fortaleciendo instancias de asesoramiento, contención, acompañamiento y denuncia para las mujeres que viven situaciones de violencia. Por ejemplo, en Argentina se fortaleció la línea telefónica de atención y la app gratuita de la misma agregándole números de WhatsApp para quienes no pueden comunicarse con llamadas y un correo electrónico, entre otras medidas. A su vez, la mujer en situación de violencia de género que quiere ir a hacer una denuncia a la comisaría más cercana puede hacerlo porque está contemplada dentro de una de las excepciones del decreto de necesidad y urgencia dictado por el Presidente de la Nación, al ser una razón de “fuerza mayor”.

Si sabes de alguna mujer, niña o adolescente que sufre violencia no la dejes sola: escribile, llamala, preguntale cómo está, qué necesita. Dicen que el virus ataca más a varones que a mujeres, según últimos estudios, pero todo es muy reciente y nuevo. No obstante, el pronóstico que de manera indirecta sí afecta más a las mujeres, es ese trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que implica hasta una doble o triple jornada. Eso que suelen decir que es amor, pero no: es trabajo sin paga, sin vacaciones, sin horarios, fines de semana o feriados.

Al estrés, angustia, ansiedad e incertidumbre por “lo que vendrá”, las mujeres añaden una carga de trabajo en la crianza y en el mantenimiento del hogar agotador si no es compartido. No es justo, no es equitativo, no es vida. Democratizar las tareas es crucial para las familias y para el impacto en la vida de las mujeres, también en la enorme cantidad de niñas y adolescentes que cuidan hermanitos. Es un momento de crisis, entre todos los miembros es importante cuidarse y cuidar la “guarida” donde se están protegiendo del virus, cada unx con su aporte, sin recargar más a las mujeres con las que viven.