Educación Sexual Integral: un derecho pendiente

Fotografia: Catalina Distefano 

Educación Sexual Integral: un derecho pendiente

En Argentina, en el año 2006, se sancionó la Ley 26.150 que sostiene que “todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal”[1]. Dos años más tarde, se creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI), con el objetivo de llevar adelante la implementación de la Ley. Sin embargo, actualmente existen muchos obstáculos para acceder a este derecho y no se implementa de manera integral en todo el país.

La educación sexual es un derecho humano. El acceso efectivo a la ESI funciona como agente de promoción de la salud, de la calidad de vida y de la prevención de enfermedades. La educación en sexualidad favorece el ejercicio de derechos, contribuyendo a una sociedad más justa y equitativa.

Los contenidos de la ESI son exigidos por los mismos adolescentes. En las pruebas Aprender 2017 casi el 60% de los estudiantes respondieron que el principal tema que la escuela no aborda y debería hacerlo es la “Educación sexual”, mientras que en segundo lugar se ubicó la opción “Violencia de género/otros tipos de violencia”. Además, según la edición 2018 de estas pruebas, temas como “Métodos de prevención del embarazo y enfermedades de transmisión sexual” o “Cómo evitar el abuso sexual”, contenidos fundamentales para garantizar los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes, fueron reportados por lxs estudiantes de sexto año del primario como los menos abordados en el aula.

Por otro lado, según los balances (2008- 2015) aportados por el Ministerio de Educación, sólo el 17% de los docentes de nivel medio indicó que realiza actividades sobre ESI de manera continua. Cuando se consulta por el área de enseñanza, se destacan ampliamente los/las docentes de Ciencias Naturales[2].

Además de la ley 26.150, nuestro país cuenta con un amplio marco regulatorio que protege el derecho de niños, niñas y adolescentes a recibir Educación Sexual Integral. A nivel internacional, el Consenso de Montevideo estipula entre sus medidas prioritarias, que los Estados deben asegurar la efectiva implementación de programas de ESI. La Agenda 2030 establece entre sus metas ampliar el acceso a educación e información sobre servicios de salud sexual yreproductiva, fomentar conocimientos yhabilidades para promover  los derechos humanos y la equidad de género[3]. A nivel nacional, cabe mencionar la Ley 26.061 de protección Integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y la Ley 25.673 que promueve el acceso a información en salud sexual y reproductiva.

A pesar de los consensos nacionales e internacionales sobre la importancia y necesidad del cumplimiento de la ESI, cabe destacar el preocupante avance en la región de propuestas morales, por grupos religiosos. Según estas perspectivas, la educación sexual se constituye por conceptos como la abstinencia, el rol “natural” de hombres y mujeres, la fidelidad y la heterosexualidad.  Refieren que la ESI sirve para adoctrinar a los niños en “ideologías y comportamientos sexuales radicales que están en conflictos con los valores religiosos y culturales de la mayoría de la gente”[4].

Frente a esta coyuntura, resulta ineludible profundizar las políticas públicas existentes para el efectivo cumplimiento de la ESI y exigirle al Estado que cumpla con su obligación de proteger y garantizar el pleno ejercicio de los derechos en todos sus aspectos, sin perder de vista la participación juvenil. Incluir a los y las adolescentes permite que las intervenciones respondan a sus necesidades reales, promueve su apropiación y compromiso respecto a las intervenciones sobre su salud sexual y los empodera para la exigibilidad de los derechos sexuales y reproductivos[5].


[1] Ley Nacional de Educación Sexual Integral número  26.150 (2006).

[2] Ministerio de Educación. La Educación Sexual Integral en la Argentina Balances y desafíos de la implementación de la ley (2008-2015), páginas 104 a 105. Abordaje conceptual. Disponible aquí.  

[3] UNFPA Teoría del Cambio de las Iniciativas de Educación Integral de la Sexualidad.

[4] AWID – OURs (2017) Derechos en Riesgo.

[5]  IPPF (2007) Young People as Advocates Toolkit.

3° Campamento de Ideas por los derechos sexuales y reproductivos. Tejiendo redes activistas para garantizar derechos.

El 28 y 29 de septiembre, en la semana del aniversario número trece de la ley de Educación Sexual Integral, 25 adolescentes y jóvenes activistas de todo el país viajaron hasta Chapadmalal, Provincia de Buenos Aires, para formarse, debatir y construir soluciones colectivas a los obstáculos que impiden la plena implementación de la ESI en sus provincias.

Se trata de la tercera edición del Campamento de Ideas por los derechos sexuales y reproductivos, una serie de encuentros organizados por FUSA AC con apoyo de la Iniciativa Spotlight en Argentina con el objetivo de construir redes federales de activismo entre jóvenes que contribuyan a fortalecer el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, específicamente la Educación Sexual Integral.

Activistas de distintas localidades de Santa Fe, Entre Ríos, Jujuy, Córdoba, Corrientes, Neuquén, Río Negro, Buenos Aires y Capital Federal participaron de dos jornadas intensas de trabajo en las cuales asistieron a talleres para pensar la ESI en clave de derechos, recibieron capacitaciones sobre incidencia política, analizaron el marco legal nacional e internacional que protege sus derechos y conocieron los proyectos ganadores de las ediciones anteriores del Campamento, VIHVIENDO y Reinas de la ESI, presentados por sus mismos creadores.

Durante la segunda jornada, y divididos en grupos de trabajo, la consigna fue identificar una problemática vinculada a la implementación de la Educación Sexual Integral y la difusión de sus contenidos y diseñar una propuesta innovadora de intervención en esa realidad con el objetivo de contribuir a derribar las barreras de acceso a este derecho.

En ese sentido, el grupo de la Patagonia presentó el proyecto “Jóvenes Sin Tabú”, orientado a adolescentes de primero y segundo año de la secundaria que busca abordar problemáticas como la prevención de infecciones de transmisión sexual, el embarazo no planificado o el bullying a través de la formación de una red de promotores jóvenes. Las activistas de el Conurbano crearon “No es amor”, una iniciativa que surge de observar los altos índices de femicidio que existen en sus localidades y la necesidad de desnaturalizar las actitudes violentas que ocurren en las relaciones sexoafectivas. El tercer grupo presentó “Salud Degenerada”, con el objetivo de compartir testimonios de vulneraciones de derechos en el sistema de salud. Y lxs jóvenes de litoral presentaron “RED ESI”, que busca construir una red entrerriana de organizaciones interesadas en articular acciones para defender el derecho a recibir educación sexual integral.

Un grupo de jóvenes compuesto por Martina Posadas, Catalina Distefano, Agustina Vaccani y Alma Dalle, activistas del Área de Jóvenes de FUSA AC, y Guillermina Costantino y Ulises Gonzalez, ganadores del primer Campamento de Ideas, evaluaron las cuatro propuestas y eligieron a “No es amor” como el proyecto ganador del financiamiento que otorgará la Iniciativa Spotlight en Argentina para su realización.

Sobre el proyecto ganador

Ariana Mendieta Wagner, Camila García, Antonella Navarro y Micaela Castañeda son las creadoras de “No es amor”, un proyecto que busca difundir en la vía pública y en redes sociales mensajes que permitan deconstruir actitudes y formas de relacionarse entre adolescentes para prevenir la violencia de género en los vínculos sexoafectivos. Oriundas de distintas localidades del conurbano bonaerense y movilizadas por los altos índices de femicidios que se registran en esas zonas, su objetivo es poder llegar a los barrios más postergados, en los que muchas veces no hay Internet. Por eso las estaciones de tren y el transporte público serán algunos de los espacios donde planifican hacer circular flyers, imágenes y pósters con los mensajes claves de prevención de la violencia.

Rumbo a la cumbre de Nairobi #CIPD25. FUSA AC en la Reunión Regional Preparatoria de América Latina y el Caribe

Del 24 al 26 de septiembre se lleva adelante en la Ciudad de Puebla, México, la Reunión Regional Preparatoria de América Latina y el Caribe para la Cumbre de Nairobi y FUSA AC dijo presente de la mano de María Alicia Gutierrez y Pamela Martín García, del Área de Advocacy.

El objetivo principal del encuentro es articular las voces de América Latina y el Caribe de cara a los 25 años de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, para facilitar su integración en la conversación global en la cumbre de Nairobi. Así como también definir los compromisos para acelerar la implementación del Consenso de Montevideo.

Participan 24 países de la región y 228 personas de gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, entidades regionales, agencias de Naciones Unidas, universidades y centros de estudios, entre otros.

Los temas de discusión principales a tratar son: a) Diversidad demográfica y desarrollo sostenible; b) Igualdad de género, violencias de género y prácticas nocivas; y c) Salud y derechos sexuales y reproductivos.

Uno de los espacios de debate y reflexión del que participó Pamela Martín García en representación de FUSA AC fue la mesa “Diálogo multicultural sobre la agenda feminista interseccional en aborto en el marco de la CIPD+25”,organizado por la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe y la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora. El objetivo de este evento fueconsiderar una lectura de la lucha por el aborto que esté atravesada por las interseccionalidades que visibilice efectivamente que el aborto inseguro afecta de manera desproporcionada a las mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes, y que en términos de estadísticas la región todavía no cuenta con información desagregada y diferenciada que nos permita tener una lectura adecuada de esta problemática.

Por otro lado, María Alicia Gutierrez moderó la la mesa “¿Cómo monitorear los procesos?” En la que se analizó el monitoreo como una herramienta técnica política para evaluar los logros y desafíos del Consenso de Montevideo en el proceso rumbo a Nairobi.

Jóvenes activistas de todo el país participaron del Campamento de Ideas por los derechos sexuales y reproductivos.

30 jóvenes de todo el país se reunieron este fin de semana en el Campamento de Ideas por los derechos sexuales y reproductivos, un encuentro organizado por FUSA AC con el apoyo de UNFPA Argentina, con el objetivo de promover liderazgos juveniles, generar redes de trabajo y construir soluciones colectivas a las barreras que enfrentan adolescentes y jóvenes en el acceso a sus derechos sexuales y reproductivos

Fueron dos jornadas en las que lxs jóvenes compartieron sus experiencias y reflexiones, participaron de talleres de capacitación en incidencia política y derechos sexuales y reproductivos, identificaron problemas asociados con la implementación de estos derechos y, finalmente, pensaron y diseñaron posibles soluciones a estos obstáculos. El encuentro se realizó en el marco de los 25 años de la Conferencia internacional sobre Población y Desarrollo CAIRO+25 y los cinco años del Consenso de Montevideo.

Los proyectos presentados fueron cuatro y todos plantearon iniciativas innovadoras y con gran potencial para garantizar el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos en Argentina. El proyecto “Acompañamiento amoroso” propone crear un recursero de servicios de salud amigables para personas trans; “Activarte” busca asegurar el acceso de lxs jóvenes a información sobre derechos sexuales y reproductivos a través del arte y actividades recreativas; “VIHVIENDO” plantea la necesidad de instalar discursos que rompan con los estigmas que aún existen sobre las personas con VIH; y “ESI 4.0” busca fortalecer la efectiva aplicación de la ESI en instituciones educativas secundarias en CABA.

Luego de la presentación de los cuatro proyectos, Sol East, Consultora de Salud Sexual y Reproductiva, de UNFPA Argentina y Lara Nahir Abbas y Agustina Vaccani del Grupo de Jóvenes de FUSA AC, eligieron al proyecto VIHVIENDO como la iniciativa ganadora que contará con financiamiento de UNFPA para su implementación.

Sobre el proyecto ganador

El objetivo de VIHVIENDO es contribuir a la construcción de un discurso sobre las personas con VIH libre de estigma y discriminación. El proyecto consiste en filmar una serie de spots protagonizados por jóvenes y adolescentes con VIH visible con el fin de desterrar mitos estigmatizantes y difundir información relevante. Un aspecto importante del proyecto es su impronta federal, ya que será implementado en primera instancia en la provincia de Jujuy y se propone articular a su vez con otras provincias.

Por un año con nuevos desafíos y logros por cumplir

2018 no fue un año más para los que hacemos FUSA AC. Fue intenso, desafiante y lleno de satisfacciones que nos dan fuerzas para seguir trabajando en 2019 por más derechos para niños, niñas, adolescentes y mujeres.

Este año lanzamos el proyecto DeSEAr junto a la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) para mejorar el acceso a los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas con discapacidad. Lo hicimos acompañados por la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Phumzile Mlambo-Ngcuka en nuestra sede y también lo contamos en Naciones Unidas, en New York.

También nos sumamos a una demanda histórica por la legalización del aborto en nuestro país y lo hicimos desde todos los ámbitos posibles.

Realizamos el primer encuentro entre legisladores y expertos en el tema para promover un espacio de discusión e intercambio desde una perspectiva científico-técnica.

Participamos activamente en las audiencias del debate en Diputados y Senadores a través de una decena de profesionales de FUSA AC que apoyaron el proyecto

Promovimos más y mejor información sobre el tema a través del sitio www.abortosinbarreras.com realizado en conjunto con otras organizaciones sociales y las campañas #DelMitoAlDato y #EducandoAlAntiderecho

Y publicamos dos materiales para favorecer una mejor comunicación del tema: “El ABC del aborto legal”; y Derecho al aborto: recomendaciones para una cobertura periodística sin estigma”.

Y generamos espacios de escucha e intercambio con miles de adolescentes en todo el país. A través de talleres, juegos, cartas abiertas y campañas como #MostráTuPoder, de la que formamos parte junto a una docena de otras organizaciones sociales con las que buscamos que más chicas y chicos conozcan sus derechos y disfruten su sexualidad en forma plena.

Pero no solo eso, también abrimos el juego y conversamos con las familias que se interesan por entender cómo son las adolescencias hoy.

Y seguimos apostando a un viejo sueño: capacitar a adolescentes para que sean promotores y promotoras de salud. Ya egresaron cuatro promociones y el próximo año vamos por más.

Y también creamos el Área de Docencia e Investigación Clínica, coordinada por profesionales de extensa trayectoria en el campo docente y de la investigación en temas de salud. Porque creemos que la producción de conocimiento propio es el único medio disponible para alcanzar la independencia en cualquier área intelectual, científica o tecnológica.

Por eso también continuamos con la construcción de redes y el seguimiento de la aplicación del Consenso de Montevideo con el que los gobiernos de la región se comprometieron a eliminar las desigualdades sociales, económicas y de género, proteger los derechos humanos de todas las personas, y asegurar la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

Y también capacitamos a equipos de salud de todo el país para promover un sistema de salud inclusivo y respetuoso de los derechos de las personas.

Hicimos mucho, todavía falta un montón.

¡Feliz 2019!