Campaña #SomosDeSeAr: mujeres con discapacidad activan por sus derechos sexuales y reproductivos

Mujer con discapacidad sostiene en su mano un cartel que dice "Tengo derecho a formar mi propia familia"

(Buenos Aires, 25 de noviembre de 2020) La Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) y FUSA Asociación Civil presentan la campaña #SomosDesear, una iniciativa liderada por mujeres con discapacidad de diferentes regiones del país. A través de un conjunto de spots audiovisuales, reivindican su derecho al goce y a vivir plenamente su sexualidad y visibilizan las barreras que les impiden ejercer sus derechos sexuales y reproductivos.

“A veces las personas piensan que las mujeres con discapacidad no tenemos derecho a tener relaciones sexuales y no somos deseadas ni podemos desear” y “existe el prejuicio de que las mujeres con discapacidad no podemos tener pareja” o de que “sólo podemos estar en pareja con personas con discapacidad”, señalan. Y agregan “las personas piensan que mantener relaciones con mujeres con discapacidad es un abuso”. Frente a estos prejuicios replican: “nosotras podemos elegir con quién y también decir que no”

Varias de ellas enfatizan: “yo decido si tener hijos o hijas y cuándo tenerlos. Si tengo un hijo o hija, es mi derecho poder criarlo. Yo elijo cuántos hijos tener y con qué espaciamiento. Yo decido si necesito o no un apoyo para maternar. Sobre mi cuerpo decido yo”. 

Para tomar estas decisiones, exigen una atención respetuosa de sus derechos sexuales y reproductivos. Por eso también exigen a quienes integran los equipos de salud: “en la consulta ginecológica, acordate que tratás esa parte de mi cuerpo, no mi discapacidad. En una consulta de salud tengo derecho a decidir si voy acompañada o no…. Si voy acompañada, háblame a mí que soy quien consulta…. Tengo derecho a conocer todos los métodos anticonceptivos…. ¡Tratame como persona. No como una cosa! 

El contenido de la campaña es el resultado de la puesta en común de las experiencias compartidas por más de 80 mujeres con discapacidad de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Córdoba, San Juan, San Luis, Catamarca, Salta, Jujuy, Tucumán y la Ciudad de Buenos Aires durante un conjunto de ocho talleres que REDI realizó durante 2019 en las ciudades de Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Salta. Los talleres son parte del proyecto DeSeAr con Inclusión, una iniciativa conjunta de FUSA AC y REDI que cuenta con el financiamiento del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia Contra las Mujeres.

Durante los encuentros, estas mujeres que forman parte de 20 organizaciones que promueven sus derechos, compartieron experiencias que les permitieron definir colectivamente cuáles son las formas más frecuentes y/o más graves de violencia que experimentan cuando quieren ejercer su sexualidad y acceder a servicios de salud sexual y reproductiva y cómo estas formas de violencia impactan en su vida y les impiden vivir una sexualidad plena. No sólo eso: además decidieron pasar “de la catarsis a la acción” colectiva para terminar con estas prácticas y reclamar en primera persona el pleno reconocimiento de sus derechos a través de los mensajes recopilados en los spots audiovisuales y radiales que forman parte de la campaña #SomosDesear. 

El Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer (Fondo Fiduciario de la ONU) es el único mecanismo mundial de concesión de subvenciones dedicado exclusivamente a combatir todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas en los niveles local y nacional. Los fondos recaudados sirven para apoyar iniciativas que tienen una incidencia específica y sostenible. La campaña #SomosDesear y esta comunicación se han elaborado con financiación del Fondo Fiduciario de la ONU; no obstante, las opiniones expresadas y el contenido incluidos en ellas no implican su adhesión o aceptación oficial por parte de las Naciones Unidas.

#AbortoLegal2020 | La salud y los derechos humanos están en juego

Congreso Nacional y pañuelos verdes alzados en el aire

Desde FUSA AC expresamos nuestra preocupación frente a la demora del debate de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso Nacional. Legalizar el aborto es una cuestión de salud pública y derechos humanos y no podemos aceptar más dilaciones: la vida de mujeres y personas con capacidad de gestar está en juego. Es ahora y es urgente.

A pesar de la ilegalidad, los abortos ocurren en Argentina. Según estimaciones oficiales, se  realizan entre 370.000 y 520.000 cada año. Sin embargo, los procedimientos seguros, que no ponen en riesgo la vida y la salud de las personas gestantes, son hoy una cuestión de privilegio. El aborto inseguro es una de las principales causas de muerte materna y más de la mitad de quienes mueren por las consecuencias de la clandestinidad tienen entre 15 y 29 años.

Es fundamental dejar algo en claro: legalizar el aborto no implicará una carga extra para el sistema de salud, sino todo lo contrario. Mientras que, en Argentina, las prácticas inseguras generan más de 100 internaciones por día, los procedimientos realizados en contextos de legalidad, por equipos de salud, utilizando métodos basados en evidencias científicas y en línea con los estándares de atención definidos por la OMS, reducen al mínimo la posibilidad de complicaciones. Además, con el acompañamiento y asesoramiento adecuados, las interrupciones del embarazo pueden realizarse sin riesgo de forma ambulatoria o a distancia, sin necesidad de sobrecargar la atención en hospitales, centros de salud, obras sociales y clínicas privadas.

Desde la recuperación de la democracia, más de tres mil mujeres murieron en Argentina por abortos inseguros. No hay más tiempo que perder. Que no sea la suerte la que defina nuestro destino. Es urgente #QueSeaLey.

Equipo de FUSA AC

Nuevo servicio de teleconsulta para ginecología

Aún durante una pandemia, el cuidado de la salud sexual y reproductiva es fundamental. Por eso, desde Casa FUSA hoy lanzamos un nuevo servicio de teleconsulta para ginecología, para que puedas acceder al mismo servicio de salud accesible y de calidad de siempre sin moverte de tu casa. Podés sacar tu turno hoy mismo ingresando acá: casafusa.turnos.app.

¿Qué consultas podés hacer de forma virtual?

  • Asesoramiento sobre salud sexual y reproductiva.⁣
  • Consultas de primera vez.
  • Control o alteración de ciclos menstruales.⁣
  • Asesoramiento sobre métodos anticonceptivos.⁣
  • Recetas y delivery de pastillas anticonceptivas.⁣
  • Control de estudios previos (pap, colpo y ecografía).⁣

¿Cómo solicito un turno para teleconsulta?

1) Ingresá acá casafusa.turnos.app 

2) Completá tus datos.

3) Elegí el tipo de turno que querés y tu profesional de confianza.

4) Hacé el pago online con tarjeta de débito o crédito.

¿Hay algún requisito para llevar a cabo la tele-consulta?

  • Tenes un celular u otro dispositivo para realizar video-llamadas. Si desearas no utilizar video, podés desactivarlo una vez que el/la profesional valide tu identidad y hacerla solo por audio.
  • Conexión a Internet estable y rápida. Puede ser Wifi o 4G, siempre y cuando tengas buena señal.

Si necesito una consulta presencial, ¿cómo debo hacer?

La teleconsulta no reemplaza la atención presencial. Por eso, la primera consulta virtual nos va a permitir evaluar tu situación clínica y, en caso de ser necesario, programar una consulta presencial.

Si tenés dudas o consultas, hacé click acá.

#28M: el derecho a la salud de las mujeres con discapacidad

NUESTRA DECISIÓN: UNA APP PARA PROMOVER LA SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA DE LAS MUJERES

La aplicación Nuestra Decisión contiene información sobre derechos sexuales y reproductivos y datos sobre lugares de atención de salud sexual y reproductiva. Además, permite acceder a información oficial sobre temas de salud, como el coronavirus, solicitar asistencia en casos de violencia de género y denunciar vulneraciones de derechos sexuales y reproductivos. Está disponible en Google Play.  

(Buenos Aires, 28 de mayo de 2020) – En el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, FUSA Asociación Civil y la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) recuerdan que todas las mujeres – incluidas todas las mujeres con discapacidad sin excepción– tienen derecho a la salud sexual y reproductiva. En consecuencia, deben poder acceder a una amplia gama de información, bienes y servicios de salud sexual y reproductiva, sobre la base de su consentimiento pleno, libre e informado y en condiciones de igualdad y no discriminación.

A fin de promover el pleno ejercicio de este derecho, REDI y FUSA AC desarrollaron la aplicación Nuestra Decisión, la primera herramienta digital de este tipo en Argentina en ser desarrollada con perspectiva de género y discapacidad. Aunque está dirigida a todas las personas, está especialmente pensada para que las mujeres con discapacidad se sientan incluidas y puedan beneficiarse de ella.

La aplicación contiene información sobre derechos sexuales y reproductivos en un lenguaje sencillo y accesible. Además, la aplicación incluye diversas herramientas que permiten a la persona usuaria obtener información oficial sobre temas de salud, como el coronavirus, solicitar asistencia en casos de violencia de género y denunciar situaciones de denegación o violación de derechos sexuales y reproductivos. En particular, la aplicación incluye botones de llamada rápida al 911, la Línea 144,  la Línea 0800 Salud Sexual y las líneas que actualmente brindan información sobre coronavirus (i.e. 0800-222-1002).

Gracias a la colaboración brindada por las autoridades del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), las personas usuarias de Nuestra Decisión también podrán conocer los lugares de atención de su salud sexual y reproductiva más cercanos a su ubicación y evaluar la atención recibida y el grado de accesibilidad de cada lugar de atención. También podrán conocer las evaluaciones realizadas por otras usuarias que hayan asistido a ese mismo lugar en el pasado. 

Desde su lanzamiento en abril de 2020, más de 700 personas han descargado Nuestra Decisión en Google Play. Esta app fue desarrollada en el marco del proyecto DeSeAr con Inclusión, una iniciativa de REDI, FUSA AC y el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra la Mujer que tiene como objetivo promover que las mujeres y niñas con discapacidad que viven en diferentes regiones del país puedan ejercer plenamente su derecho a la salud sexual y reproductiva, en condiciones de igualdad y no discriminación.

Testimonios de usuaries de la app

“Celebro una iniciativa realmente inclusiva, que visibiliza a las personas con discapacidad como sujetos de deseo y lxs ayuda a que de garanticen sus derechos”

“Clara y fácil de entender para todos. ¡Hacía falta una app asi!”

“Es re fácil de usar y es muy completa en cuanto a toda la información.”

“¡Excelente app inclusiva, muy práctica y completa!”

Fuente:

https://play.google.com/store/apps/detailsid=org.redi.nuestradecision&showAllReviews=true

Nuestra Decisión fue desarrollada en el marco del proyecto DeSeAr con Inclusión, una iniciativa de REDI, FUSA AC y el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra la Mujer. Este proyecto tiene como objetivo promover que las mujeres y niñas con discapacidad que viven en diferentes regiones del país puedan ejercer plenamente su derecho a la salud sexual y reproductiva, en condiciones de igualdad y no discriminación.El Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer (Fondo Fiduciario de la ONU) es el único mecanismo mundial de concesión de subvenciones dedicado exclusivamente a combatir todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas en los niveles local y nacional. Los fondos recaudados sirven para apoyar iniciativas que tienen una incidencia específica y sostenible. La aplicación y esta comunicación se realizan con financiación del Fondo Fiduciario de la ONU; no obstante, las opiniones expresadas no implican su adhesión o aceptación oficial por parte de las Naciones Unidas

Contacto de prensa:

Laura Lemura – + 54 9 11 3179-8275

Sofía Minieri – mujeres@redi.org.ar 

Mariana Vaccaro  – marianacomunicacion@gmail.com – +54 9 11 3360-1012

Camila Bazán – cbazan@grupofusa.org

SE AGRADECE LA DIFUSION DE ESTA INFORMACIÓN

#ActiváTusDerechos, un concurso de ideas por los derechos sexuales y reproductivos.

Si tenés entre 16 y 24 años de edad y tenés una idea para promover el acceso a los derechos sexuales y derechos reproductivos ¡queremos conocerla!

Desde FUSA AC estamos buscando soluciones innovadoras creadas por jóvenes para jóvenes que fortalezcan el ejercicio de derechos como la educación sexual integral, identidad de género, acceso a servicios de salud sexual, prevención del embarazo no intencional, entre otros.

¿Lo mejor de todo? Si tu proyecto resulta elegido como ganador, ¡vas a poder hacerlo realidad! Desde FUSA vamos a apoyar la realización y el financiamiento del proyecto elegido. Pero además su autor/a/e se va a llevar una tablet, una beca para un curso virtual en Grow School y un cupo asegurado en el curso de Promoción de la Salud Sexual dictado por FUSA AC.

El jurado que va a elegir la idea ganadora está integrado por el área de jóvenes de FUSA AC, el Director de Adolescencia y Juventud del Ministerio de Salud de la Nación, Juan Carlos Escobar, Ximena Rojas Rivera, Directora Académica en Grow Escuela de Internet y Florencia Alcaraz, periodista, directora y editora de LatFem.

Para postular tu proyecto solo tenés que completar el formulario haciendo click acá.

Si tenés dudas o consultas, podés escribir a info@grupofusa.org

Nuestra Decisión: una aplicación accesible para todes

Junto a la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI) hoy lanzamos la aplicación Nuestra Decisión. Es la primera herramienta digital de este tipo en Argentina en ser desarrollada con perspectiva de género y discapacidad. Aunque está dirigida a todas las personas, está especialmente pensada para que las mujeres con discapacidad se sientan incluidas y puedan beneficiarse de ella.

La aplicación contiene información sobre derechos sexuales y reproductivos en un lenguaje sencillo y accesible. De esta manera, las personas usuarias de la aplicación podrán conocer cuáles son sus derechos y las leyes que los reconocen, lo que les permitirá enfrentar situaciones como la denegación de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y otras vulneraciones a sus derechos. 

Además, la aplicación incluye diversas herramientas que permiten a la persona usuaria obtener información oficial sobre temas de salud, como el coronavirus, solicitar asistencia en casos de violencia de género y denunciar situaciones de denegación o violación de derechos sexuales y reproductivos. En particular, la aplicación incluye botones de llamada rápida al 911, la Línea 144,  la Línea 0800 Salud Sexual y las líneas que actualmente brindan información sobre coronavirus (0800-222-1002). Al incluir esta información, la app procura contribuir a incrementar el conocimiento que las mujeres con discapacidad tienen de estos recursos y facilitar su acceso a la asistencia que ellos brindan.  

Gracias a la colaboración brindada por las autoridades del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (ENIA), las personas usuarias de Nuestra Decisión también podrán conocer los cien lugares de atención de su salud sexual y reproductiva más cercanos a su ubicación y evaluar la atención recibida y el grado de accesibilidad de cada lugar de atención. También podrán conocer las evaluaciones realizadas por otras usuarias que hayan asistido a ese mismo lugar en el pasado. 

Nuestra Decisión está disponible en Google Play. Fue desarrollada en el marco del proyecto DeSeAr con Inclusión, una iniciativa de REDI, FUSA AC y el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra la Mujer de Naciones  Unidas que tiene como objetivo promover que las mujeres y niñas que viven en diferentes regiones del país puedan ejercer plenamente su derecho a la salud sexual y reproductiva, en condiciones de igualdad y no discriminación.

***

El Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer (Fondo Fiduciario de la ONU) es el único mecanismo mundial de concesión de subvenciones dedicado exclusivamente a combatir todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas en los niveles local y nacional. Los fondos recaudados sirven para apoyar iniciativas que tienen una incidencia específica y sostenible. La aplicación y esta comunicación se realizan con financiación del Fondo Fiduciario de la ONU; no obstante, las opiniones expresadas no implican su adhesión o aceptación oficial por parte de las Naciones Unidas.

¿Cómo acompañar a niñes y adolescentes ante el impacto de la pandemia?

Por Paula Sterren, psicóloga de Casa FUSA

La epidemia de COVID-19 que afecta en la actualidad a un gran número de países constituye, desde la perspectiva de la Salud Mental, una situación disruptiva para las familias. A nivel psicosocial, las emergencias sanitarias son consideradas disruptivas porque sobrepasan de manera significativa la capacidad de afrontamiento y manejo por parte de la población afectada, tanto en la dimensión individual como social. Esto no deja afuera a los niños, niñas y adolescentes. El habitual funcionamiento de las familias se ve interrumpido por la incidencia de un evento inesperado, que las sorprende y tiene un impacto desestabilizante. Un suceso de este tipo exige de todos los integrantes un esfuerzo para poder metabolizar ese impacto. Sin embargo, ni las comunidades, ni las familias, ni los individuos están habituados a atravesar situaciones de emergencia como esta; por lo que es normal experimentar incertidumbre, no saber qué hacer o cómo responder ante esta circunstancia. A la incertidumbre desencadenada por lo sorpresivo y lo desconocido de la situación, se añade la incertidumbre asociada al desconocimiento sobre su curso, su evolución. La pérdida de las rutinas y de la participación cotidiana en ciertos vínculos se agrega como factor desencadenante de malestar.

Es importante saber que la situación de emergencia sanitaria, así como la circunstancia de aislamiento obligatorio dispuesto como medida preventiva, puede generar manifestaciones de ansiedad o angustia, tanto en los adultos como en niños/as y adolescentes. No hay que dejar de recordar que estas respuestas son esperables ante este hecho inesperado. No constituyen en sí mismas una patología.

En adolescentes y adultos, algunas de estas respuestas esperables pueden ser: sensación de desesperación, sintomatología física, ansiedad, decaimiento del ánimo, miedo, nerviosismo, dificultad para dormir, irritabilidad, culpa, ensimismamiento, sensación de confusión, sensación de estar “volviéndose loco”, entre otras.

En los niños/as esto puede expresarse a través de otros tipos de conductas, ya que es una característica de la infancia la exteriorización de emociones a través de la acción o a través de manifestaciones corporales. Es por esto que pueden llegar a presentar accesos de ira, o mostrarse más inquietos, con dificultades para concentrarse, con cambios fisiológicos, o con cambios en su conducta.

Todos/as nos encontramos con el desafío de encontrar formas de procesar el impacto emocional que la situación nos impone y, en el caso de los adultos, maneras de acompañar a los/as más pequeños en ese mismo proceso. En este sentido, es dable recalcar la importancia que los vínculos significativos tienen tanto para niños/as como para adolescentes y adultos. EN y A TRAVÉS de los vínculos podrán crearse o re-crearse vías para metabolizar lo disruptivo, sin olvidar que todos/as en la familia están atravesados/as por las mismas circunstancias. Las nuevas tecnologías constituyen una herramienta invalorable para la preservación de las redes sociales en tiempos de confinamiento obligatorio.

En el caso de los/as niños/as, la participación en actividades lúdico-creativas, como jugar y dibujar, podrían facilitar el proceso de expresar las emociones. La simple habilitación de espacios y tiempos de juego, sin recetas ni consignas sofisticadas, puede operar como una ocasión para la elaboración de las sensaciones que los cambios de su vida diaria les despiertan. El ofrecerles una escucha atenta y abierta, dando lugar a la expresión de sus miedos y comentarios, puede ser fuente de alivio. Es probable que algunos/as de ellos formulen preguntas. La disponibilidad para oírlas abre la posibilidad de construir ese “ENTRE” que se establece entre dos personas, en el que se puede compartir la carga afectiva que la situación trae aparejada.

Al tratarse de los/as adolescentes, los dispositivos virtuales que permiten el contacto “a distancia”, tal vez se transformen en este momento en una vía privilegiada para sostener ese “entre” al que nos referimos. Será un desafío de los adultos poder acompañar esas iniciativas y, ¿por qué no?, aprender también de ellas.

CORONAVIRUS Y VIOLENCIA DE GÉNERO | Doble pandemia para las mujeres y niñas

Por Pamela Martín García

El aislamiento social voluntario u obligatorio transcurre en gran parte del mundo por estas semanas y la violencia de género atraviesa a todos los continentes sin ninguna distinción. En muchos lugares del planeta hay mujeres, niñas y adolescentes que están padeciendo una doble pandemia: violencia de género y COVID19.

Cuando decretaron el aislamiento social obligatorio en Argentina en lo primero que pensé fue en esas mujeres, niñas y adolescentes encerradas en sus casas con violentos, maltratadores y abusadores, sin escape. Para muchas mujeres su casa puede ser más peligrosa que la calle. Ahí no hay idea de “hogar” o “sweet home”, al contrario puede ser un espacio donde suceda la más cruel de las violencias. Tal vez, llevar los niños a la escuela, ir al mercado o a trabajar era ese momento de paz tan ansiado diariamente. ¿Y ahora? Desesperante. Además, la mayoría de los abusos en la infancia se dan en las casas y el 75% de los agresores son un miembro de la familia

De inmediato las organizaciones de mujeres y feministas así como algunos gobiernos, nacional, algunas provincias y gobierno locales, reaccionaron rápido fortaleciendo instancias de asesoramiento, contención, acompañamiento y denuncia para las mujeres que viven situaciones de violencia. Por ejemplo, en Argentina se fortaleció la línea telefónica de atención y la app gratuita de la misma agregándole números de WhatsApp para quienes no pueden comunicarse con llamadas y un correo electrónico, entre otras medidas. A su vez, la mujer en situación de violencia de género que quiere ir a hacer una denuncia a la comisaría más cercana puede hacerlo porque está contemplada dentro de una de las excepciones del decreto de necesidad y urgencia dictado por el Presidente de la Nación, al ser una razón de “fuerza mayor”.

Si sabes de alguna mujer, niña o adolescente que sufre violencia no la dejes sola: escribile, llamala, preguntale cómo está, qué necesita. Dicen que el virus ataca más a varones que a mujeres, según últimos estudios, pero todo es muy reciente y nuevo. No obstante, el pronóstico que de manera indirecta sí afecta más a las mujeres, es ese trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que implica hasta una doble o triple jornada. Eso que suelen decir que es amor, pero no: es trabajo sin paga, sin vacaciones, sin horarios, fines de semana o feriados.

Al estrés, angustia, ansiedad e incertidumbre por “lo que vendrá”, las mujeres añaden una carga de trabajo en la crianza y en el mantenimiento del hogar agotador si no es compartido. No es justo, no es equitativo, no es vida. Democratizar las tareas es crucial para las familias y para el impacto en la vida de las mujeres, también en la enorme cantidad de niñas y adolescentes que cuidan hermanitos. Es un momento de crisis, entre todos los miembros es importante cuidarse y cuidar la “guarida” donde se están protegiendo del virus, cada unx con su aporte, sin recargar más a las mujeres con las que viven.

Educación Sexual Integral: un derecho pendiente

Fotografia: Catalina Distefano 

Educación Sexual Integral: un derecho pendiente

En Argentina, en el año 2006, se sancionó la Ley 26.150 que sostiene que “todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal”[1]. Dos años más tarde, se creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI), con el objetivo de llevar adelante la implementación de la Ley. Sin embargo, actualmente existen muchos obstáculos para acceder a este derecho y no se implementa de manera integral en todo el país.

La educación sexual es un derecho humano. El acceso efectivo a la ESI funciona como agente de promoción de la salud, de la calidad de vida y de la prevención de enfermedades. La educación en sexualidad favorece el ejercicio de derechos, contribuyendo a una sociedad más justa y equitativa.

Los contenidos de la ESI son exigidos por los mismos adolescentes. En las pruebas Aprender 2017 casi el 60% de los estudiantes respondieron que el principal tema que la escuela no aborda y debería hacerlo es la “Educación sexual”, mientras que en segundo lugar se ubicó la opción “Violencia de género/otros tipos de violencia”. Además, según la edición 2018 de estas pruebas, temas como “Métodos de prevención del embarazo y enfermedades de transmisión sexual” o “Cómo evitar el abuso sexual”, contenidos fundamentales para garantizar los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes, fueron reportados por lxs estudiantes de sexto año del primario como los menos abordados en el aula.

Por otro lado, según los balances (2008- 2015) aportados por el Ministerio de Educación, sólo el 17% de los docentes de nivel medio indicó que realiza actividades sobre ESI de manera continua. Cuando se consulta por el área de enseñanza, se destacan ampliamente los/las docentes de Ciencias Naturales[2].

Además de la ley 26.150, nuestro país cuenta con un amplio marco regulatorio que protege el derecho de niños, niñas y adolescentes a recibir Educación Sexual Integral. A nivel internacional, el Consenso de Montevideo estipula entre sus medidas prioritarias, que los Estados deben asegurar la efectiva implementación de programas de ESI. La Agenda 2030 establece entre sus metas ampliar el acceso a educación e información sobre servicios de salud sexual yreproductiva, fomentar conocimientos yhabilidades para promover  los derechos humanos y la equidad de género[3]. A nivel nacional, cabe mencionar la Ley 26.061 de protección Integral de los derechos de los niños, niñas y adolescentes y la Ley 25.673 que promueve el acceso a información en salud sexual y reproductiva.

A pesar de los consensos nacionales e internacionales sobre la importancia y necesidad del cumplimiento de la ESI, cabe destacar el preocupante avance en la región de propuestas morales, por grupos religiosos. Según estas perspectivas, la educación sexual se constituye por conceptos como la abstinencia, el rol “natural” de hombres y mujeres, la fidelidad y la heterosexualidad.  Refieren que la ESI sirve para adoctrinar a los niños en “ideologías y comportamientos sexuales radicales que están en conflictos con los valores religiosos y culturales de la mayoría de la gente”[4].

Frente a esta coyuntura, resulta ineludible profundizar las políticas públicas existentes para el efectivo cumplimiento de la ESI y exigirle al Estado que cumpla con su obligación de proteger y garantizar el pleno ejercicio de los derechos en todos sus aspectos, sin perder de vista la participación juvenil. Incluir a los y las adolescentes permite que las intervenciones respondan a sus necesidades reales, promueve su apropiación y compromiso respecto a las intervenciones sobre su salud sexual y los empodera para la exigibilidad de los derechos sexuales y reproductivos[5].


[1] Ley Nacional de Educación Sexual Integral número  26.150 (2006).

[2] Ministerio de Educación. La Educación Sexual Integral en la Argentina Balances y desafíos de la implementación de la ley (2008-2015), páginas 104 a 105. Abordaje conceptual. Disponible aquí.  

[3] UNFPA Teoría del Cambio de las Iniciativas de Educación Integral de la Sexualidad.

[4] AWID – OURs (2017) Derechos en Riesgo.

[5]  IPPF (2007) Young People as Advocates Toolkit.

Día Internacional de las Personas con Discapacidad: Los derechos sexuales y reproductivos son de todes

En Argentina, según el último Censo Nacional, viven casi dos millones de mujeres con discapacidad y un tercio de ellas se encuentra en edad reproductiva. Diversos estudios han demostrado que es frecuente que las mujeres y niñas con discapacidad (MND) encuentren serios obstáculos para acceder a información y servicios de salud sexual y reproductiva respetuosos de sus derechos, vulnerando sus derechos sexuales y reproductivos.

¿Cuáles son las barreras de acceso más frecuentes? Por un lado, experimentan diversas formas de violencia contra su libertad reproductiva en ámbitos institucionales, por ejemplo, barreras legales y físicas que les impiden tomar decisiones autónomas sobre su salud sexual y reproductiva y sobre su cuerpo. Por otro lado, y en virtud de estereotipos sobre su sexualidad y prejuicios sobre su incapacidad para criar a sus hijxs, a las MND se les restringe el poder de elegir libremente el método o práctica anticonceptiva que desean utilizar y se las somete a prácticas forzosas, como la prescripción de métodos anticonceptivos de larga duración y/o a prácticas de esterilización quirúrgica sin su consentimiento (ni formal ni informalmente informado).

Además, en nuestro país aún existen normas jurídicas que vulneran los derechos de las MND, tales como el artículo 3 de la Ley 26.130 que faculta a los/as jueces a autorizar la esterilización de MND con restricciones a su capacidad jurídica, una intervención judicial que está expresamente prohibida en el caso de las mujeres sin discapacidad. Esta distinción constituye una forma de discriminación por motivos de discapacidad que vulnera el derecho de las MND a mantener su fertilidad en igualdad de condiciones con el resto de las personas.

Empoderamiento y capacitación para la acción: el proyecto DeSeAr con inclusión

Desde el 2018, y junto con la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad, llevamos adelante el Proyecto DeSeAr (Derechos Sexuales en Argentina) con inclusión, una iniciativa que busca promover el acceso a los derechos sexuales y reproductivos y eliminar la violencia institucional que experimentan en el acceso a los servicios de salud las niñas y mujeres con discapacidad.

En este sentido, los hospitales y centros de salud se convierten en espacios claves que deben ser abordados para alcanzar estos objetivos. Por eso, uno de los focos de acción del proyecto es la capacitación y entrenamiento de equipos de salud para lograr que se transformen en líderes y puntos focales a la hora de brindar información, bienes y servicios de salud sexual y reproductiva con perspectiva de género y discapacidad. Trabajamos con grupos interdisciplinarios de salud que se desempeñan en distintos niveles de atención, con el fin de generar un cambio sostenible, en actitudes, conocimientos y prácticas en materia de salud sexual y reproductiva de MND y en oferta de servicios respetuosos de los derechos de las personas con discapacidad en general, y de MND en particular.

Actualmente, se encuentran participando del proyecto DeSeAr aproximadamente 80 profesionales de la salud que se desempeñan en el primer y tercer nivel de atención en CABA, y se espera incluir a grupos interdisciplinarios de personal de salud del Gran Buenos Aires, en los primeros meses de 2020.